• CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID

 

Archivo mensual: enero 2016

Los celos son esos sentimientos tan temidos por cualquiera, todos negamos tenerlos, parecen el gran ogro de la relación de pareja. Muchas veces los escondemos detrás de un «es porque te quiero» o «es una muestra de mi amor» o «si no te quisiera tanto no sentiría esto»… o multitud de argumentos o justificaciones que decimos a nuestras parejas, amigos, a nosotros mismos o familiares, para hacerles entender que nosotros no tenemos eso que llaman CELOS.

Los celos son un sentimiento, una emoción que tenemos los seres humanos. Ocurre, porque desde los 3 años aproximadamente, empezamos a desarrollar el concepto de la pertenencia, de la propiedad: «esto es mio», y empezamos el proceso de conciencia de los que somos… «esto me lo merezco» o «yo quiero, deseo…»»soy…».Cuando somos pequeños y nos atienden de una manera y, nos sentimos seguros, queridos… cuando por diferentes causas nos sentimos que ya no lo recibimos, y lo focalizamos en algo concreto, como el nacimiento de un hermano, de una nueva pareja de mama o papa… sentimos celos y lo interpretamos como una amenaza, por tanto actuamos confrontando esa situación para volver al momento inicial.

Si os dais cuenta, es muy semejante al PROCESO que seguimos con los celos dentro la pareja. Empezamos por ejemplo a percibir que nuestra pareja habla con otros hombres, y nosotros nos vemos unas veces rechazados, ignorados o incluso ignorados, entonces sentimos celos de que eso que hace con otro, no lo esta haciendo con nosotros. Otro proceso puede ser porque nosotros tengamos un concepto de la relación de pareja determinada y los actos de nuestra pareja no coincide con ellos, entonces nos sentimos muy a disgusto. Estos procesos que se pueden dar, igual que otros muchos, son los que nos hacen sentir celosos, inseguros, enfadados… ademas vemos que TENEMOS RAZÓN, que está tan claro como el agua. Sin embargo ¿como puede ser algo bueno como la construcción de una relación de pareja convertirse en angustia, ansiedad, celos, malestar en general?

Los celos es una emoción intensa que nos hace actuar en algunas ocasiones de forma agresiva, violenta, controladora, imperativa, obsesiva… actitudes y conductas que a corto, medio y largo plazo deterioran nuestra relación, esa relación que con toda nuestra buena voluntad, queremos construir de forma satisfactoria. ESTAMOS EQUIVOCADOS. Pero lo curioso es que muy pocas veces somos conscientes de esto y, lo que solemos hacer es echar balones fuera, culpabilizando a nuestra pareja de nuestra emoción y de nuestra conducta, «si no fuera porque hablas con cualquier tío, yo no me podría así»…

¿Cuando acudir a terapia?, no hace falta ser conscientes al 100 % de que estamos equivocados, pero si ver que si nuestra relación no va como queremos y lo que hacemos, no lleva mas que a dolor de nuestra pareja y la nuestra propia, quizá nos debemos plantear que nuestra pareja puede ser responsable de algo, pero ¿Y NOSOTROS? también debemos de tener algo que ver, al fin y al cabo, una relación es de dos, no solo de uno.

La terapia es individual, aunque en muchas ocasiones, dependiendo del deterioro de la relación y de nuestra pareja, también es importante tratar a muestra pareja de forma individual y a nosotros como pareja; ésta seria la forma integral de abordar el problema de los celos dentro de una terapia de pareja que quieran continuar juntos. El tratamiento es individualizado, pero habitualmente se abordan temas como autoestima, habilidades sociales (asertividad, expresión adecuada de la emoción negativa, negociación, saber decir no), creencias y mitos dentro de la pareja, roles dentro de la pareja, entre otras cosas.

Es importante tener en cuenta que los CELOS no hay porque tratarlos solo cuando estamos en pareja y somos conscientes de ellos, podemos tratarlos cuando estamos solteros, para saber gestionarlos cuando tengamos una nueva relación y poder desarrollarla de forma satisfactoria para ambos.

Ánimo a tod@s.

 

Un saludo

 

Alejandro Moreno – Psicólogo de Madrid

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail