• CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
  • CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID
    CONSULTA DE PSICÓLOGOS EN MADRID

 

Archivo mensual: febrero 2017

La ansiedad es un estado emocional que la mayoría de las personas no queremos sentir, entendemos que es un cúmulo de emociones, sensaciones físicas que nos bloquean, no nos dejan actuar como desearíamos, nos da miedo, tenemos la sensación de que nos vamos a morir… hay veces que es tan insoportable los bucles mentales en los que entramos, y tan rápidos que creemos volvernos locos. La ansiedad es causada por un impacto emocional que tiende a generalizarse a otros aspectos relacionados, también puede quedarse focalizado en una situación o aspecto, como en las fobias sociales, agorafobias, hipocondría… La ansiedad tiene  un componente físico, el que he nombrado previamente, un aspecto psicológico, los pensamientos, los miedos asociados, autoestima, recursos de afrontamiento… y social, afectación en nuestro estilo de vida y relaciones interpersonales.

Sin embargo, este monstruo tan terrorífico no es más que una emoción nuestra, que marca la diferencia cuando tenemos que reaccionar rápido por ejemplo. La ansiedad a dosis moderadas, nos ayuda a memorizar más rápido, a ser más eficaces y eficientes, nos ayuda a percibir el peligro antes de que nos afecte… forma parte de nuestra existencia.

El gran problema de la ansiedad es su capacidad de reforzarse y retroalimentarse a si misma, convirtiéndose en ese gran monstruo. Cuando es moderada o incluso severa tiende a generar malestar, taquicardias, exceso de sudoración, tartamudeo, hiper salivación, temblores, voz sin fuerza…. sin embargo si te das cuenta, lo que más nos tiende a preocupar es que los demás se den cuenta de nuestro estado de ansiedad, lo que hace que aumente y aumente….

La ansiedad se trata a nivel médico con ansiolíticos, como las Benzodiacepinas como el Loracepam, Alprazolam, Diacepam… entre otros, o los Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS, antidepresivos) como la Sertralina o Escitalopram entre otros medicamentos… Sin embargo, la utilización de la medicación únicamente, no cura la ansiedad en la inmensa mayoría de las ocasiones, tiende a reducir los síntomas fisiológicos, sin embargo la parte cognitiva no es abordada. Por eso es fundamental el tratamiento psicológico, donde durante la terapia, elaboraremos procesos de aumento de autoestima, recursos de afrontamiento, cambio de creencias, aprendizaje sobre la ansiedad y de como NO CONTROLARLA, sino GESTIONARLA. Es cierto que cuando la ansiedad es severa tiende a bloquear o reducir la eficacia de la psicoterapia, por eso muchas veces es fundamental la utilización de medicamentos al inicio del tratamiento, para complementarlo con tratamiento psicológico.

Os animo a no dejaros llevar por la ansiedad y afrontarla junto con un profesional. Ánimo.

Un saludo a tod@s.

Alejandro Moreno – Psicólogo Madrid

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail